Categories

Most Popular

¿Es buena idea reformar la vivienda en otoño y en invierno?

Reforma de casas en otoño e invierno
✻ Necesitas 4 minutos de lectura

Reforma de casas en otoño e invierno

La reforma de una vivienda se suele realizar con mayor frecuencia durante la temporada de vacaciones (verano). Sin embargo, no hay contraindicaciones graves para no realizar las obras interiores necesarias en otoño o invierno.

La primavera y el verano suelen pasar muy rápido. Cuando empieza el gris otoñal en el exterior, solemos dejar de pensar en la estética y la funcionalidad del hogar, y nos centramos más en nuestro propio estado de ánimo. Mientras tanto, nada impide que el hogar tenga un mejor aspecto y sea más adecuado para nosotros a lo largo del año. El próximo verano está todavía muy lejos y probablemente volverá a pasar de largo sin que nos demos cuenta.

A continuación, hemos recurrido a una de las mejores empresas de reformas integrales JAV construcciones y rehabilitaciones, y nos ofrecen conocer cuáles son las ventajas, inconvenientes y las sugerencias que debes tener en cuenta y prestar atención antes de reformar.


Temperatura y humedad adecuada a cada habitación

La razón obvia por la que pocas personas deciden reformar sus casas o pisos en otoño e invierno es la baja temperatura del aire. Durante las bajas temperaturas, no se debería trabajar al aire libre. Esto se debe a que amenaza las propiedades de muchos materiales de construcción y es un peligro para la salud de los trabajadores. Sin embargo, todo puede hacerse en el interior, siempre que haga suficiente calor y no haya demasiada humedad.

En las habitaciones de uso habitual suele haber calefacción central, que conviene subir los radiadores, ya que las habitaciones deben estar ventiladas durante los trabajos en húmedo (a pesar de la temperatura negativa del exterior).

Durante el secado de pinturas y yesos aplicados en grandes superficies, la ventilación gravitacional no es suficiente. En los interiores sin ventilación pueden aparecer humedades, que penetrarán profundamente en paredes y techos, permaneciendo en estos lugares a pesar de que sus superficies externas parecen estar secas. Por supuesto, puede parecer poco razonable aumentar la potencia de los radiadores y, al mismo tiempo, permitir que el aire frío del exterior entre a la vivienda, pero es necesario durante la reforma invernal.

Es cierto que, para la mayoría de las pinturas, papeles pintados, etc., la temperatura mínima del sustrato y del ambiente son de unos 5˚C. Sin embargo, debes recordar que esto es el mínimo, a esta temperatura, todo se seca muy lentamente.

La temperatura óptima (recomendada, por ejemplo, por los fabricantes de pintura) es de 23˚C.

Otro problema es la humedad, se supone que la humedad en la superficie pintada debe ser de aproximadamente de 3 – 6 %. La humedad del aire no debe superar el 80 %, el aire tampoco debe estar demasiado seco (por debajo del 40%, ya que puede haber problemas para extender la pintura.

Dependiendo de las necesidades, es una buena idea utilizar un deshumidificador o un humidificador de aire cuando se realicen trabajos en húmedo en otoño e invierno.

Temperatura y humedad adecuada en cada habitación


Calentar y ventilar

Para el secado de los materiales de construcción no es aconsejable ni un secado demasiado intenso ni una ventilación excesiva, que puede provocar la congelación en invierno. Sobre todo, no secar localmente.

Dirigir el calentador a un punto concreto provocará un secado desigual de la pared, lo que provocará el agrietamiento del yeso. Las paredes tampoco deben secarse con demasiada intensidad. La contracción no natural del secado también provocar su posterior agrietamiento. Lo mismo ocurre cuando se aplican las pinturas, colores idénticos del mismo tipo de pintura secados de forma desigual pueden diferir en su tonalidad. Esto significa un color diferente en una pared pintada y secada a 5 ˚C y otra a 25 ˚C. Por lo tanto, una habitación pintada en invierno debe calentarse uniformemente y la temperatura debe mantenerse constante.

Por desgracia, lo mismo ocurre con la apertura de ventanas, por un lado, es necesario hacerlo para eliminar el exceso de humedad de los interiores, pero, por otro lado, los fabricantes de pintura advierten de la posibilidad de que se congelen. Este problema afecta especialmente a la zona que rodea a las aberturas de las ventanas que se abren en días de heladas. La pintura que se congela tendrá una tonalidad ligeramente diferente a la que se ha secado a la temperatura óptima.


Atención al transporte de los materiales necesarios para reforma

Probablemente no mucha gente piensa en ello, pero la cuestión del transporte de materiales de construcción durante las temperaturas muy bajas es realmente de gran importancia.

Hay muchos productos que, si se exponen a bajas temperaturas (incluso durante un corto periodo de tiempo), pueden perder sus propiedades. Sin embargo, nadie contrata vehículos isotérmicos para el transporte. Eso sería un extremo, pero vale la pena tomarse el asunto en serio.

Las pinturas, los barnices, los yesos y los enlucidos de yeso pueden transportarse de una tienda a una casa en un coche normal con calefacción estándar. Sin embargo, no deben ser transportados a pie o en transporte público con largos tiempos de espera en las paradas de autobús. Los productos de acabado pueden resultar dañados por las temperaturas bajas. Sin embargo, debes prestar atención al transporte de los suelos de madera e incluso de los paneles laminados, estos materiales funcionan de forma diferente (se expanden y se contraen) cuando se exponen a distintas temperaturas.

Si van a estar en el frío durante algún tiempo y luego van a una habitación cálida (con calefacción), hay que esperar para la instalación al menos dos días, transcurrido este tiempo se adaptarán a las condiciones del interior, gracias a lo cual no se deformarán tras su instalación en el suelo.

Calentar y ventilar


Reforma de vivienda en otoño e invierno: ventajas e inconvenientes

Hay una serie de trabajos de reforma para los que la temperatura del aire exterior no tiene importancia. Estos trabajos incluyen, entre otros, la sustitución de instalaciones (excepto la instalación de calefacción), el aislamiento acuático, la instalación de rejillas y placas de yeso, la sustitución de suelos, etc. Llamados trabajos «en seco».

En otoño e invierno, sólo el trabajo «húmedo» puede ser problemático. Especialmente el enlucido de grandes superficies de paredes y techos, la pintura y el relleno de pequeños agujeros pueden realizarse con seguridad en cualquier época del año, pero cuando hace frío, hay que cuidar la temperatura adecuada en el interior.

Como sabemos, el aumento de la potencia de los calentadores y el funcionamiento de deshumidificadores adicionales está relacionado con unos costes de funcionamiento más elevados, lo que sin duda es una desventaja de reformar tu vivienda durante este periodo.

Otra desventaja es el tiempo, los materiales de construcción pueden tardar más en secarse, incluso si las condiciones son óptimas. Sin embargo, reformar una casa en esta época del año también tiene sus ventajas.

El precio. ten en cuenta que las empresas de reformas, en invierno y otoño no tienen tantas obras como en otras épocas del año, y en algunas empresas de construcción incluso hay un tiempo de inactividad. Por lo tanto, es un momento perfecto para negociar los precios y obtener buenos descuentos. Al mismo tiempo, tendrás garantía de que la reforma se llevara a cabo, sin prisas y con mayor precisión.

4.2/5 - (25 votos)

La sección de prensa de MUDANZAS Y MÁS está formada por profesionales de la información digital con amplia experiencia. Cada día se esfuerzan por ofrecer una plataforma de información GRATUITA y de alta calidad informativa.
¿Estás buscando una empresa de mudanzas? ¿Eres una empresa de Mudanzas y deseas que tus clientes le encuentran fácilmente? El Portal MUDANZAS Y MÁS Presupuestos de Mudanzas Gratis y sin compromiso. ¡En cualquier caso siempre puedes contar con nosotros!

    Deja tu comentario

    Your email address will not be published.*

    ocho + seis =